miércoles, 18 de mayo de 2011

Danza y Música - un cuento

"La DANZA vivía en un claro del bosque. Tenía un cuerpo bonito y fuerte, con los miembros largos y flexibles. Su gran pasión era moverse junto con todo lo que la rodeaba. Pasaba el día entero atrás de los animales del bosque. Imitando su andar, se deslizaba como el agua del río, temblaba como las hojas de los árboles, sabía caer suavemente como la lluvia, podía saltar alto y lejos imitando el vuelo de los pájaros.
No podía moverse como el viento, solo porque no podía verlo. Ella corrió destrás de las brisas, se enfrentó con un huracán, pero no consiguió nada. Con el tiempo, esto llegó a ser una obsesión: todos los otros movimientos eran bonitos, pero ella quería danzar aquello que no se ve. Por eso estaba quieta y triste el día en que la MÚSICA la encontró.

La MÚSICA, que no tenía cuerpo, vivía en una grieta del viento, que la llevaba por donde quería, ya que conocía el secreto del movimiento del aire. Su mayor sueño era tener un cuerpo de verdad para poder andar sobre la tierra y tocar las cosas. Cuando vio la DANZA, quedó enamorada de ella. Pidió al viento que se detuviera, y le preguntó a la DANZA quien era y que es lo que hacía.

La DANZA, encantada con esa voz que le hablaba desde ninguna parte, le mostró lo que sabía hacer: imitó a un lince, hizo de pajarito en su primer vuelo, y por último cayó como una hoja desprendida de un árbol. La MÚSICA, cada vez más admirada, le preguntó como podía estar tan triste teniendo esas capacidades. Entonces, oyó la historia de las fracasadas tentativas de la DANZA de andar como el viento e imitar los movimientos que no se ven.

En ese momento la MÚSICA tuvo una idea magnífica, y le propuso a la DANZA que ella le enseñaría el secreto del movimiento del aire, y en cambio la DANZA le prestaría su cuerpo para poder hacer aquello que tanto quería.

La DANZA aceptó encantada, y en ese instante, la MÚSICA entró como una brisa en los oídos de la DANZA, y se quedó a vivir allí. Desde entonces, la DANZA y la MÚSICA viven juntas, y nadie consigue separarlas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada